Acotamiento del término

Define la Real Academia de la Lengua Española (RAE)[1] el blanqueo como ese delito consistente en la adquisición o comercialización de bienes, en especial dinero, que procede de la comisión de un delito grave.

Las raíces las establece Covadonga Mallada Fernández[2] en la Edad Media, referenciando Las Partidas de Alfonso X El Sabio[3] “cuando la usura fue declarada delito” a raíz de que “los prestamistas ingeniaron medios para burlar la ley muy parecidos a la práctica de hoy en día para blanquear dinero. 

Sigue aportando Mallada información sobre los orígenes cuando trae a colación que “los piratas y corsarios volvieron a poner en práctica estas técnicas de blanqueo”[4] (Imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay).

[2] Mallada Fernández, Covadonga. Fiscalidad y Blanqueo de Capitales. Departamento de Derecho Público. Universidad de Oviedo. 2011. 
[3] Sánchez-Arcilla Bernal, J. “Las Siete Partidas: el libro del fuero de las leyes. Reus. 2004. 
[4] Barrio Gonzalo, M. Esclavos y Cautivos. Conflicto entre la Cristiandad y el Islam en el siglo XVIII. Junta de Castilla y León. 2006.